Casas que dan “calor de hogar”

0
537

Por  Fernanda Ramón – 1 junio, 2022

Ha transcurrido más de un siglo desde su creación. El Tadeo Torres, hogar que acoge a niños huérfanos, abandonados o en situación de riesgo, surge como iniciativa de la Conferencia San Vicente de Paúl, siendo una de sus principales obras en Cuenca.

Hace una década se mudaron a la antigua hostería El Molino, ubicada en la Panamericana Norte, sector Capulispamba. El inmueble se adecuó para convertirse en un hogar para albergar a los niños.

El doctor Alejandro Corral Moreno, presidente de aquella época del hogar, gestionó la inversión para la compra, pensando en el beneficio de los más pequeños.

Según Andrés Ulloa, administrador, cada bebé o niño que vive en el Tadeo Torres tiene su historia. La gran mayoría proviene de hogares disfuncionales, donde observaron o fueron víctimas de maltrato o negligencias. Igualmente, algunos de los niños sufren enfermedades desde su nacimiento.

Ulloa explicó que el personal ofrece amor a todos los menores que son parte del hogar. El objetivo es cambiar su vida y brindarles una opción de esperanza. “Se brinda un buen trato y principalmente, disfrutan de todos los derechos que tienen los niños”, dijo.

El Hogar Tadeo Torres alberga desde recién nacidos hasta menores de 12 años. Cumplida esta edad son enviados a otras instituciones que están enfocadas a un trato de adolescentes.

En la actualidad son 34 niños los que permanecen en este centro, pero su infraestructura tiene capacidad de albergar hasta 50 menores de edad. Sin embargo, lo económico es una condicionante cada mes. Aunque son más grandes las necesidades que los ingresos, durante su permanencia se solventa todo lo que necesitan, al que se suma un excelente cuidado y sobre todo el amor que reciben de todo el personal y voluntarios.

Ulloa sostuvo que el presupuesto es el gran problema del hogar para cancelar salarios de los trabajadores, seguro, décimos y más beneficios de ley. Son más de 28 colaboradores, entre trabajadores sociales, psicólogos, tutores, cuidadores, personal de limpieza, cocina y contadora. “Se trabajan turnos rotativos de 24 horas al día, los 365 días del año. De ahí los rubros de sueldos son significativos”, observó.

El presupuesto de gasto bordea los 500 mil al año. Tanto el Ministerio de Inclusión Económica y Social (MIES) y el Municipio de Cuenca colaboran con el 30 % de los ingresos económicos y el monto restante se requiere de autogestión.

Todo aporte es bienvenido

La ciudadanía es un pilar fundamental para sostener al Hogar Tadeo Torres. Las donaciones de juguetes, ropa, caramelos, víveres y artículos de primera necesidad son dirigidos a los menores de edad.

María Rosa Corral, directora, es la encargada de buscar los recursos a beneficio de los niños. Existen empresas que colaboran de manera anónima y otras direccionan su ayuda mensualmente, como parte de su plan social.

Sin embargo, todo aporte es bienvenido. Quienes quieran sumarse pueden coordinar las donaciones con el administrador al número 0969048338.

Entre las necesidades principales están: pañales en talla grande y extra grande, leche en fórmula, artículos de limpieza e higiene.

El personal que labora en el hogar trata de alegrar la vida de los niños para que se olviden de su pasado. En algunos casos, luego de un proceso y evaluación continúan con su propia familia.